Internet: situación, límites, libertad de expresión y brecha digital


Internet se ha convertido en un mundo virtual contenedor de prácticas, vidas y relaciones, en un habitáculo en el que cabemos todos y en el que convivimos realizando actividades muy diversas (entre ellas, el Periodismo Multimedia). Este “cibermundo” ha entrado a formar parte de nuestra rutina diaria y de nuestro área de desplazamiento y actuación. Cada mañana, después de despertarnos, ir al trabajo o centro de estudios, e incluso desde casa, la primera acción que llevamos a cabo es encender el ordenador. Con ello, se nos abre un nuevo mundo, un mundo virtual en el que actuamos activamente bien por motivos laborales o sociales. Este nuevo mundo es la actual sociedad en la que vivimos y el aspecto abordado en la clase de debates de esta semana. En general, cuatro fueron los aspectos que de ello se ensalzaron: la situación según los hogares, los límites, la libertad de expresión en él y la brecha digital que sobre internet se asienta. Todos ellos englobaron y determinaron la situación actual del mundo en el que vivimos.

El cibermundo que nos rodea es un lugar muy visitado, en el cual actúa un gran número de habitantes. Sin embargo, este es sólo un mínimo reflejo de lo que realmente sucede en él. A pesar de que una gran mayoría acceda a él, la otra parte no lo hace, y esta última es considerablemente mayor a la anterior. De momento, internet es un gran mundo, muy visitado, pero comparado con el número de habitantes del “mundo no-cibernético”, las cifras son mínimas e incluso escuetas. De esta forma, en la clase debate se trató cómo es internet en cada hogar dependiendo de la política de cada país, determinante del uso del mismo y de los habitantes que puedan vivir en él. Así, los límites de internet quedaron abiertos a debate y propiciaron el diálogo sobre la libertad de expresión en el mismo. Proponiendo el reciente caso de “Wikileaks” como ejemplo de ello, se destacó y afirmó que tanto las dictaduras como los gobiernos democráticos restringen en mayor o menor medida internet mediante la censura.

En este espacio en el que nos desenvolvemos, la libertad de expresión es, todavía, un aspecto que pende de un hilo en la red, además de que en ella convergen dos posturas opuestas: el exceso de control y la carencia del mismo. En este último caso se propuso como ejemplo en clase el artículo Quiero que internet se olvide de mí, publicado en El País digital el 7 de enero de 2011, en donde se aborda la falta de control en cuanto a los datos recogidos en internet, los cuales pueden atentar contra la intimidad y reputación de los ciudadanos. De esta forma, internet se asienta como un mundo controlado de forma irregular y con la necesidad de reconstruirse de acuerdo a las necesidades de sus habitantes, es decir, de portar webs invisibles, las cuales restringen la información personal y elaboran documentos no indizados  con el fin de salvaguardar la privacidad.

Sin embargo, en la actualidad, existe un peligro a perder la neutralidad de la red. En clase se cuestionó, con ello, hasta qué punto los operadores pueden meterse a controlar las llamadas o restringir las operaciones que les benefician, y la verdad es que, internet, es todavía un mundo desequilibrado con la necesidad de ser reestructurado en algunos aspectos. Por ello, surgieron los interrogantes, abogados por el profesor Madariaga, de qué es la neutralidad y cómo puede regularse, ya que muchos defienden que se debería autorregular por ella misma y otros que no. De esta forma, se determinó que la red se construye sobre la neutralidad y que, internet, sin neutralidad, sería la antítesis de lo que se conoce. Como se afirmó finalmente, “sin neutralidad en la red perdemos la voz“.

Un aspecto muy interesante dentro de la red es lo que se conoce como brecha digital, diferencia socioeconómica establecida entre comunidades con acceso a internet y aquellas que carecen del mismo. Uno de los últimos aspectos abordados, de él se destacó la cifra que lo referencia, el hecho de que sólo un 10% de la población mundial posee acceso a internet. Además, también se enfatizó la paradoja de que parte de los contenidos que se encuentran en la red son invisibles, además de que muchos de los datos personales sí apareen. Con ello, se finalizó haciendo alusión a una lista de aspectos de la red contenedora de características opuestas. Así pues, internet queda propuesto como un mundo habitable, necesario de regular.


Elena Marques


Anuncios

Acerca de mariaelenamq
Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: